MONTEVIDEO
 


"ATRACTIVOS CULTURALES y TURÍSTICOS"

Literatura: La ciudad fue temprano motivo de crónicas para los viajeros que llegaron a este puerto (desde Cayetano Cattáneo, en 1729, hasta Richard Burton, casi un siglo y medio después).
José Manuel Pérez Castellano se refirió a Montevideo en carta a su maestro Benito Riva (1787).
En "La lealtad más acendrada y Buenos Aires vengada" (1808), pieza teatral de Juan Francisco Martínez a propósito de las invasiones inglesas, Montevideo apareció personificada como una ninfa.
Sobre las mismas invasiones, José Prego de Oliver publicó algunos cantos.
Ya en tiempo de lucha por la independencia, Francisco Acuña de Figueroa escribió, con prolijidad cotidiana, el "Diario histórico del sitio de Montevideo".
La ciudad tuvo además practicantes en la ficción, tanto neoclásicos como románticos.

Motivo de crónicas: Sobre el siglo XIX se destacan las obras de Isidoro de María (Montevideo Antiguo) y Daniel Muñoz (Sansón Carrasco).
También figuran las de Antonio N. Pereira, Teófilo Díaz (Tax), Arturo Giménez Pastor y Domingo González (Licenciado Peralta).
La Ficción:
La Guerra Grande y el sitio de Montevideo (1843-51) estimularon a escribir en esa clave.
Alejandro Dumas transformó Montevideo -panfleto mediante- en una nueva Troya.
También se ocuparon de ella Heraclio Fajardo, Ramón de Santiago y Carlos Roxlo.
Un montevideano que escribió en francés, Isidore Ducasse, que firmaba Conde de Lautreamont, la introdujo clandestinamente en "Los Cantos de Maldoror".

Movimiento cultural: Una floración de grandes artistas señaló la entrada del siglo XX: el pintor Pedro Figari y los escritores Eduardo Acevedo Díaz, Julio Herrera y Reissig, Roberto de las Carreras, Delmira Agustini, Carlos Reyles, Carlos Roxlo, Javier de Viana y Juan Zorrilla de San Martín, entre otros.
Montevideo fue llamada la "Atenas del Plata". Literatura del siglo XX: En "Novecientos", Josefina Lerena Acevedo de Blixen dejó un encantador testimonio de la ciudad.
Alvaro Armando Vasseur la convocó en una enfática oda.
Para Juan Zorrilla de San Martín, Julio Raúl Mendilharsu, Carlos Rodríguez Pintos, Vicente Basso Maglio, fue una excusa inspiradora.
Emilio Frugoni le dedicó dos libros: "Poemas montevideanos" y "Epopeya de la ciudad".
Fernán Silva Valdés se ocupó de sus suburbios y Alfredo Mario Ferreiro, Ildefonso Pereda Valdés, Juvenal Ortiz Saralegui y Fernando Pereda incorporaron referencias en algunos de sus poemas.
Sara de Ibáñez y Clara Silva escribieron notorios poemas alusivos.
Montevideo ha sido asimismo eje de la narrativa y centro de diversos homenajes.

La narrativa: Vicente Rossi, Ramón Collazo y Julio César Puppo (El Hachero) retrataron el mundo del bajo.
Isidro Más de Ayala evocó a Montevideo y su cerro.
Antes lo había hecho Felisberto Hernández con sus tranvías y sus quintas.
"El Pozo", de Juan Carlos Onetti, fundó una literatura urbana que permaneció hasta su última novela, "Cuando ya no importe", con el cementerio marino de Monte.Desarrollo cultural: En 1996 existían en Montevideo 34 salas de cine, 32 teatros, 30 museos públicos y 15 privados.
Estas cifras aumentan año a año.
Montevideo es la sede de la Comedia Nacional, la Filarmónica de Montevideo, la Banda Sinfónica Municipal y la Orquesta Sinfónica y el ballet del Sodre, entre otros grupos artísticos destacados.

Música Montevideana: A partir de la década de 1960-70 la música popular montevideana vivió un momento de esplendor, con artistas de la talla de Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, José Carbajal, Hugo y Osvaldo Fattorusso y, posteriormente, Eduardo Darnauchans, Fernando Cabrera y Laura Canoura.
Jaime Roos, costumbrista y carnavalero, es uno de los principales exponentes de la música popular en Uruguay.
Ruben Rada creó un estilo musical al que se denominó "candombe pop", una mezcla de percusión, bajo y guitarra.
Hizo su debut en la comparsa "Morenada" y su música reúne muchos elementos del candombe montevideano.
Níquel fue el grupo de rock más popular del país.

Teatro Solís: El Teatro Solís surge a la historia documentada el 25 de junio de 1840 con la constitución de una sociedad de accionistas regida por una comisión directiva. El grupo se proponía construir un teatro importante para el Montevideo de aquella época, y alquilarlo en beneficio de sus integrantes.
La inauguración oficial del Teatro Solís (nombre que homenajea al navegante descubridor del Río de la Plata) fue finalmente el 25 de agosto de 1856, en presencia del presidente Gabriel Antonio Pereira, con la representación de la ópera "Ernani" de Verdi.

En el siglo XX se formó el Sodre, con su teatro (el Estudio Auditorio), su orquesta (la Ossodre), su coro y su cuerpo de baile.
En las décadas de 1940, 1950 y 1960 los conciertos y óperas del Estudio Auditorio eran principal atracción musical.
Posteriormente se creó la Orquesta Sinfónica Municipal, hoy Orquesta Filarmónica de Montevideo.
La ópera regresó al Solís en las décadas de 1980 y 1990 de la mano de la Sociedad Uruguaya Pro Opera.
En la ciudad han actuado siempre talentosos compositores, como Luis Sambucetti, Luis Clouzeau-Mortet, Eduardo Fabini, Héctor Tosar Errecart y otros.

Estudio Auditorio: Era una hermosa sala situada en pleno centro urbano (Mercedes y Andes), en la que se desarrollaban las temporadas sinfónica y lírica del Sodre.
En 1971 lo consumió un incendio que destruyó también gran parte de la fonoteca del instituto.
En la actualidad se está construyendo, en el mismo emplazamiento del anterior, un nuevo teatro que tendrá el mismo nombre.

Filarmónica de Montevideo: Fundada en la década de 1950 por el maestro Carlos Estrada como Orquesta Sinfónica Municipal, se transformó en Orquesta Filarmónica de Montevideo a principio de la década de 1990.
Bajo la dirección artística de Moisés Lasca inicialmente y luego de Federico García Vigil, se ha transformado en la principal orquesta sinfónica del país.

Sociedad Uruguaya Pro Opera: Fundada en 1986 como institución privada sin fines de lucro destinada a impulsar la actividad lírica, logró colocar a Montevideo en las revistas de ópera de todo el mundo y devolvió al Solís su carácter de teatro de prestigio internacional.
Entre los grandes artistas que actuaron se cuentan Plácido Domingo, José Carreras, Sherril Milnes, Fiorenza Cossotto y Nikola Ghiuselev.

Candombe: Ritmo de origen africano basado en la percusión.
Los candombes se bailaban desde el siglo XIX y muy avanzado el siglo XX adoptaron forma de canción.

A este proceso contribuyeron artistas como Homero Manzi, Sebastián Piana, Romeo Gavioli o Alfredo Zitarrosa.
Jaime Roos ha combinado el candombe con elementos del rock.
En Montevideo se respira tango:
Uruguay tiene una rica tradición tanguera; fuera de la polémica sobre la nacionalidad de Carlos Gardel, dio grandes artistas como Gerardo Matos Rodríguez, Francisco Canaro, Jaurés Lamarque Pons, Julio Sosa, Gustavo Nocetti y otros, así como poetas: Fernán Silva Valdés, Juan Carlos Patrón, Horacio Ferrer, etc.
Instituciones como Joventango y los festivales que organiza la Intendencia de Montevideo mantienen la vigencia del género.

El conjunto Camerata del Tango aportó, hacia 1970, una concepción camerística del género.
Federico García Vigil ha realizado exitosos conciertos de tangos con la Filarmónica de Montevideo.

Francisco Canaro: Oriundo de San José, fue un músico de notable influencia.
Inspirado compositor, creó tangos de ambiente campero (el más popular fue "Adiós, pampa mía") que significaron una importante renovación.
Su asociación con Mariano Mores resultó notablemente fructífera en este campo.
Como intérprete, renovó la orquesta típica agregándole instrumentos de viento.

Joventango: La más importante institución de difusión tanguera del país.
Heredera directa del "Club de la Guardia Nueva", fundado en la década de 1960 y fundamental en la difusión de la obra de Astor Piazzola, Joventango ha contribuido decisivamente a la renovación y la vitalidad de un género que tiende peligrosamente a anquilosarse.
Ha participado en la organización de los festivales de tango de 1997 y 1998 y en la actualidad integra la nueva Federación Uruguaya del Tango, creada el 5 de octubre de 2005, institución que conjuntamente con otras relacionadas al género, tomaron el desafío de organizar el mes del tango, consistente en festejos y espectáculos con artístas nacionales e internacionales, que se cumplen durante todo el mes de octubre de cada año.

El Carnaval más largo del mundo: El primer viernes del mes de febrero se inaugura el carnaval montevideano con un desfile por 18 de Julio.
Las "llamadas" y las carrozas que transportan a las reinas del carnaval abren la fiesta.
Los "tablados" están prontos para que comience la fiesta popular más prolongada del mundo (40 noches).
Participan unos 60 conjuntos que compiten en cinco categorías: murgas, parodistas, humoristas, lubolos y revistas.
El concurso se realiza en el Teatro de Verano del Parque Rodó.

El desfile de "llamadas": se realiza el segundo viernes del segundo mes del año por la calle Isla de Flores, que vibra al sonar de las cuerdas de tambores de las comparsas de negros y lubolos; es el tucutúm bambá de que hablaba Romeo Gavioli.
En febrero el repiquetear de las lonjas sacude a los barrios Sur y Palermo más que el resto del año.
El "desfile de Llamadas" empieza en la noche, pero desde el atardecer las comparsas lubolas templan al fuego sus tambores en el cruce de Isla de Flores y Zelmar Michelini.
Sur y Palermo fueron la cuna del candombe, el "baile de los morenos" inmortalizado en las telas de Pedro Figari.
Aquí empezó la vida candombera del pintor Carlos Páez Vilaró, que cada año desfila con su comparsa "Morenada".
Aquí desfilaron por primera vez Rosa Luna y Martha Gularte.
"El Candombe" y el "Medio Mundo", los "viejos conventillos" con "piezas de cuatro por cuatro" a las que cantó José Carbajal ya no existen.
Pero el candombe sigue llenando con su ritmo de "borocotó chas chas" el sur montevideano.

PERSONAJES:

Carlos Páez Vilaró: Nacido en Montevideo en 1922, este artista plástico uruguayo realizó su primera muestra internacional en Punta del Este en 1958.
Viajero y aventurero, Páez Vilaró fue el arquitecto y creador de Casa Pueblo, una escultura construida en Punta Ballena con "la libertad del hornero" y en homenaje al sol.
Rosa Luna: Nació en el conventillo Medio Mundo en 1937.
Conocida como la "Eva de ébano" o la "Vedette del asfalto", desfiló con las comparsas lubolas "Morenada", "Serenata Africana", "Marabunta" y "Palán Palán". Fue una de las reinas del carnaval Montevideano.
Falleció en junio de 1993 en Toronto (Canadá). Había viajado hasta allí para brindar una serie de espectáculos.
Martha Gularte: Nació en Tacuarambó y vive en Montevideo.
Nieta de esclavos y regalada por un tío a los dos años, trabajó como lavandera y criada.
En la década del cincuenta debutó en Carnaval.
Desde entonces es una de las reinas del tambor.
A los ochenta y tantos seguía desfilando cada año por la calle Isla de Flores.

"Tablados": En muchos clubes deportivos o barriales de Montevideo se montan escenarios con soportes de madera y tablas, luces y sonorización.
Algunos, como el de la Plaza 1º de Mayo, son gratuitos.
Otros, como los de los clubes Albatros, Defensor Sporting, Goes, o el Jardín de la Mutual, cobran entrada.
Al ritmo de bombo, platillo y redoblante, la murga, imagen del teatro popular, vierte ácidas críticas a la situación política, económica y social del país.
Los parodistas representan con humor conocidas obras literarias, de teatro o cine.
Los humoristas satirizan la realidad, mientras que las revistas pueden compararse con el teatro de variedades.
Los lubolos cantan al ritmo del tambor.
Lubolos: Este es el término con el que se conocía a los blancos que pintados de negro participaban en el carnaval junto a los morenos.
Aunque esta costumbre prácticamente desapareció, el vocablo se mantiene.

Fútbol, pasión de multitudes: En 1930 el Estadio Centenario fue sede del primer campeonato mundial de fútbol, que ganó Uruguay.
Los dos equipos más populares son Nacional y Peñarol.
Rivales desde siempre, "aurinegros" y "tricolores" fueron los grandes protagonistas de la primera historia del fútbol local, llena de glorias y anécdotas.
Pero en Montevideo hay muchos equipos, sostenidos por "hinchadas" menores aunque apasionadas, equipos de barrio que a veces destronan a los "grandes".
Hasta 1999 el campeonato uruguayo de fútbol era montevideano: sólo participaban equipos de la capital.
La tradición se rompió con el ingreso a la disputa de equipos del interior.

Los primeros equipos de "Fútbol" aparecieron en Montevideo a partir de mediados de la segunda mitad del siglo XIX, en general integrados por ingleses.
A fines del siglo XIX competían Albion, Montevideo Cricket, Uruguay Athletic, CURC (Central Uruguay Railway Club) y Deutscher Fussball Klub.
En 1899 se fundó el Club Nacional de Football.

Estadio Centenario: Construido entre febrero y julio de 1930 y proyectado por el arquitecto Juan Scasso, fue inaugurado el 18 de julio de ese año, con motivo del Mundial de Fútbol de 1930.
En la final, Uruguay derrotó a Argentina por 4-2.
Situado en el Parque Batlle o Parque de los Aliados, el Centenario tiene capacidad para 68.000 espectadores.

Arquitectura urbana: En Montevideo, como en cualquier ciudad, hay edificios emblemáticos.

Algunos se recuerdan por su estilo; otros por su porte.
El Palacio Legislativo reúne las dos cualidades (se inauguró en 1925).

El Palacio Salvo, obra del arquitecto Mario Palanti, data de 1928 y fue el edificio de hormigón armado más alto de América Latina.

Ese privilegio lo ostentaba el Victoria Plaza Hotel, primer cinco estrellas de la ciudad, que ha sido desplazado a su vez por la Torre de las Telecomunicaciones de Antel.

Varios arquitectos marcaron la fisonomía de Montevideo con edificios como el Ospedale Italiano Umberto I, el Instituto de Higiene, la Facultad de Ingeniería, el Banco de Previsión Social o el Edificio Libertad, que reemplazó al Palacio Estévez como sede presidencial.
Palacio Estévez: Proyectado por el ingeniero militar español Manoel de Castel, construido entre 1873-74, fue reformado por el ingeniero Juan A. Capurro.

En 1880 el Estado uruguayo lo adquirió para instalar la casa de Gobierno a partir de 1890.

Tras la restauración democrática de 1985, Julio Sanguinetti resolvió mudar la sede del Ejecutivo a un edificio que se construía para el Ministerio de Defensa (hoy Edificio Libertad).
Palacio Legislativo: Inaugurado en 1925 (aunque las obras no habían concluido) para celebrar los 100 años de la Declaratoria de la Independencia, el Palacio Legislativo es la sede del Parlamento uruguayo.

El autor de los planos fue el arquitecto italiano Vittorio Meano (1854-1904), que murió antes de que el Palacio comenzara a construirse en 1908.

Torre de las Telecomunicaciones: Diseñada por el Arq. Carlos Ott, forma parte de un complejo de cuatro edificios.
Uno está destinado a la atención al público y la capacitación del personal de Antel, la compañía estatal de teléfonos.
Veintiséis de los 35 pisos de la Torre, de 160 m de altura, están destinados a oficinas.
Los restantes dos edificios albergarán un complejo cultural que incluirá un Museo de telecomunicaciones y un auditorio.

Destacados Arquitectos: El ingeniero Luis Andreoni proyectó el Hospital Italiano (1890).
El arquitecto Carlos Surraco ideó el Instituto de Higiene (1951), Julio Vilamajó creó la Facultad de Ingeniería (1938), a los arquitectos Mario Paysée y Walter Chappe corresponde el edificio de ladrillo visto del Banco de Previsión Social (1972), y a Herrán, Villegas, Berro, Médici, Puentes y Truco, el Edificio Libertad (1985).

El arte de la plástica: Mucha pintura tiene Montevideo.
En el museo Juan Manuel Blanes (Prado) se exhibe una parte importante de la obra de este pintor que, realista en sus formas y no siempre en sus conceptos, plasmó en sus telas algunos de los principales momentos de la historia uruguaya.
A los 56 años Pedro Figari dejó la abogacía para dedicarse a pintar al Uruguay y a los uruguayos.
Patios de estancias y tradiciones culturales de los negros forman parte de su obra plástica.
En la peatonal Sarandí, un edificio art déco aloja al museo Joaquín Torres García.
Pintor y escultor, algunas de sus obras, como el Monumento Cósmico (1939), y otras de sus alumnos (Manuel Pailós, José Gurvich y Gonzalo Fonseca entre otros) adornan paseos y locales públicos montevideanos.

En Montevideo nacieron varios pintores de la mejor historia del arte uruguayo.
José Cúneo (1887-1977) es conocido por sus "lunas"; Rafael Barradas (1890-1929) por la expresividad de sus rostros humanos y los Estampones de Montevideo, acuarelas que pintó antes de regresar de Europa.
Ignacio Iturria, ganador de la bienal de Venecia en 1996, es uno de los pintores uruguayos más renombrados.

Paseos: El Monumento Cósmico está ubicado en el predio del Museo de Artes Visuales del Parque Rodó.
En el parque de esculturas del Edificio Libertad hay una obra sin título de Manuel Pailós y otra llamada "Una piedra cansada", de Gonzalo Fonseca.
El edificio donde funciona la maternidad del Casmu, en la avenida Garibaldi, alberga un mural de Torres García, y la Facultad de Arquitectura cuenta con uno de Fonseca.

Tradición: En Semana Santa (feriado de Turismo) el predio de la Asociación Rural del Uruguay situado en el Prado se vuelve "fiesta de la tradición".
En la "semana criolla" se realiza un concurso de jineteadas entre hombres de campo uruguayos y extranjeros.
En agosto en el mismo predio se efectúa la exposición rural, industrial y comercial del Prado: los productores presentan sus mejores ejemplares de vacunos, ovinos, porcinos, aves y conejos.

Jineteadas: Un caballo no es de montar si antes no se doma.
En el campo la doma es un proceso lento: el domador va amansando el caballo hasta convertirlo en un animal dócil que sirva como herramienta de trabajo.

Durante la Semana Criolla los jinetes del Prado no doman, sino que jinetean: montan y demuestran sus habilidades para sostenerse el mayor tiempo posible en el lomo de un bagual.
Religiosidad: En Montevideo, de población mayoritariamente católica, existe una gran variedad de comunidades religiosas.
Los días 12 de cada mes en la Iglesia Inmaculado Corazón de María (o de San Pancracio) se rinde culto al santo de los trabajadores, y los días 11 a la Virgen de Lourdes.
Cada 2 de febrero las playas montevideanas toman color: es el día de Iemanjá.
Población mayoritariamente católica: Según una encuesta de Equipos-Mori (abril 1998), el 43% en Montevideo se identifica con la religión católica, el 20% cree en un ser superior, el 14% se define como ateo, el 15% como cristiano, el 2% evangélico, el 3% agnóstico y el 3% practica otras religiones.

Los habitantes del interior del país son sustancialmente más creyentes que los capitalinos.
Virgen de Lourdes: El 11 de febrero es la fiesta de la Virgen de Lourdes, que convoca a decenas de miles de fieles.
Pero se ha vuelto tradicional que los 11 de cada mes, miles de peregrinos concurran a la gruta situada en la avenida Instrucciones a pedirle favores a la "Virgencita".
Iemanjá: El culto a Iemanjá, diosa del mar -de ascendencia africana, con aportes brasileños-, se realiza en varias playas de Montevideo.
Los fieles visten coloridos trajes y realizan danzas al son de tambores, al tiempo que muchas personas encienden velas.
La ceremonia, que atrae la atención de los curiosos, finaliza con la entrega de ofrendas al mar.

Montevideo, sede de universidades: La Universidad de la República (estatal y gratuita) es la principal institución de enseñanza terciaria en el país.
Si bien su fundación data de 1838, la Guerra Grande (1843-51) obstaculizó su normal funcionamiento.
Recién en 1849 fue oficialmente inaugurada.
Las primeras facultades en instalarse fueron Ciencias Naturales, Medicina, Jurisprudencia y Teología.
Actualmente cuenta con 13 facultades, dos escuelas universitarias independientes y dos dependientes de otras facultades, dos institutos universitarios y una licenciatura autónoma.
El monopolio estatal fue roto a principios de la década de 1980, cuando comenzaron a instalarse universidades privadas: la Universidad Católica del Uruguay, la Universidad ORT y la Universidad de Montevideo.
Fundación en 1838: La Casa de Estudios Generales fue el antecedente de la actual Universidad de la República.
Fue creada tras la aprobación en 1833 de un proyecto de ley impulsado por el presbítero Dámaso Antonio Larrañaga.
Se transformó en Universidad Mayor de la República en 1838 por decreto del presidente Manuel Oribe.

Universidad Católica (Dámaso A. Larrañaga): Fue la primera universidad privada; reconocida oficialmente en 1984, se inauguró en 1985.
Se formó sobre la base del Instituto de Filosofía, creado en 1954, que se transformó en 1967 en el Instituto de Filosofía, Ciencias y Letras.
En 1979 pasó a manos de la Compañía de Jesús (jesuitas).
En 1999 contaba cinco facultades y dos áreas educativas autónomas, y ofrece 17 títulos de grado y varios posgrados.

Universidad ORT: Desde 1996, integra la Unión Mundial ORT (organización educativa internacional judía sin fines de lucro fundada en 1880), presente en más de 50 países.
Se instaló en Uruguay en 1943 y en 1980 comenzó a ofrecer carreras terciarias.
Tiene 350 docentes en tres facultades, una escuela y un instituto universitario.
Cada año dicta cursos de grado y posgrado para más de 8.000 alumnos.

Universidad de Montevideo: Fundada como Instituto de Estudios Empresariales de Montevideo (IEEM) en 1986, fue oficialmente reconocida como universidad en 1997, cuando adoptó la denominación Universidad de Montevideo.
Cuenta con 700 alumnos entre los cursos de grado y posgrado, en tres facultades (Derecho, Ciencias Empresariales y Economía, e Ingeniería) y dos institutos (Humanidades y Estudios Empresariales).

Diarios y otros medios de comunicación: El primer diario que apareció en Montevideo se editó en inglés en 1807 y se llamaba The Southern Star (La Estrella del Sur).
Algunos diarios históricos, como El Día y El Debate, han desaparecido en las últimas décadas, pero sobreviven otros y se crean.
Principales medios de prensa: diarios El Observador, El País, La República, Ultimas Noticias, La Mañana, El Diario, semanarios Búsqueda, Brecha, Guambia, Mate Amargo, Posdata, Tres.
En Montevideo existen 31 emisoras de radio AM, 18 de FM, cuatro canales de televisión abierta y cinco canales de televisión por cable, medios que han ido creciendo en el correr de los años.
A estos medios se han agregado numerosas alternativas electrónicas en Internet.

Cinemateca Uruguaya: Cinemateca Uruguaya (data de 1952) recopila y conserva piezas de cine de Uruguay y del mundo.
Realiza exhibiciones y ciclos de cine en sus cinco salas, cuenta con un laboratorio de recuperación y mantenimiento de películas y tres bóvedas de almacenamiento.
Posee 9.700 títulos en soporte fílmico y 1.450 en video.
Tiene 2.500 piezas de cine uruguayas (cortometrajes, documentales y noticieros).

Artesanos: Actualmente existen dos mercados de artesanos.
Uno está ubicado en la plaza Cagancha y tiene entrada por la calle Paraguay.

El otro está emplazado en el viejo Mercado de la Abundancia, en el cruce de las calles San José y Aquiles Lanza.
Se encuentran en éstos artesanías de cuero, cobre, madera, yeso, cerámica, vidrio y varios materiales del país.
Mercado del Puerto: Fue declarado Monumento Histórico Nacional el 7 de agosto de 1975.

De todos los locales que hoy existen en el Mercado, Roldós es el más antiguo y uno de los más populares.

El viejo mercado del Puerto se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes, en especial debido a los varios restaurantes que allí funcionan.

"Atractivos Turísticos"

  • La Ciudad Vieja:
    Desde que en 1829 se inició la demolición de las murallas construidas por los españoles, la Ciudad Vieja tiene mil entradas.
    Pero la más tradicional sigue siendo la vieja Puerta de la Ciudadela, que se abre sobre la peatonal Sarandí hacia la plaza Matriz.
    El recorrido puede incluir una visita a varias galerías de arte, casas de antigüedades, o al museo Joaquín Torres García o la compra de algún viejo libro en los puestos de los callejones laterales de la peatonal.
    Las tardes de la calle Sarandí se han animado con la presencia de músicos, pintores y malabaristas.
    En 13 cuadras de largo por 8 de ancho, la Ciudad Vieja encierra algunas de las construcciones más bonitas del siglo pasado.
    Muchas han sido recicladas y se agregaron a la extensa lista de museos de esta parte de la ciudad.

    Puerta de la Ciudadela: Es el emblema de la antigua Montevideo fortificada construida a partir de 1742.

    Marca el final de la avenida 18 de Julio y el inicio de la calle peatonal Sarandí, que conduce a la Ciudad Vieja.

    La muralla que rodeaba la ciudad fue demolida tras la independencia y con sus piedras se pavimentaron calles.
    Peatonal Sarandí: La antigua calle Sarandí fue transformada en peatonal en 1992, lo que incrementó sus características de zona comercial y de paseo.

    El buen estado de conservación de las construcciones de esta calle contrasta con el descuido que presentan varios edificios de zonas cercanas al puerto.
    Plaza Matriz: También recibe el nombre de plaza Constitución, debido a que allí se juró, el 18 de julio de 1830, la primera Constitución de la recién nacida República Oriental del Uruguay.

    A esta plaza dan las fachadas de la iglesia Matriz, que conserva los restos de Rivera, Lavalleja y Flores, y el Cabildo, proyectado por el arquitecto español Tomás Toribio.
    Museos: La Ciudad Vieja alberga, entre otros, los museos Torres García, Cabildo y el Nacional de Arte Decorativo (instalado en el Palacio Taranco).

    El Museo Histórico Nacional
    incluye el Romántico, las casas de Ximénez, Fructuoso Rivera, Juan A. Lavalleja, Francisco Giró y Giuseppe Garibaldi, y -ubicadas muy lejos de la Ciudad Vieja- las quintas de Batlle y Ordóñez y Luis A. de Herrera.

    Otros atractivos de la vieja ciudad:
    En las inmediaciones de la plaza Independencia se encuentran algunas construcciones que son testimonio del pasado colonial de Montevideo y del desarrollo cultural y arquitectónico del país en el siglo XIX.
    En la plaza Matriz, el viejo Cabildo de Montevideo (construido entre 1804 y 1812), hoy transformado en Museo y Archivo Histórico Municipal, fue la sede del ayuntamiento colonial.
    El Teatro Solís es el principal escenario artístico del Uruguay.
    Sobre la rambla portuaria aún puede verse una de las bóvedas levantadas para proteger a la antigua plaza fuerte de Montevideo de los cañonazos de ocasionales enemigos.
    En los últimos años la reconstrucción ha cobrado impulso en esta parte de la ciudad y cada vez son más los edificios reciclados y rescatados del olvido y el abandono.

    Cabildo de Montevideo: Durante muchos años fue el centro de las actividades políticas.

    En el Cabildo se juró la Constitución de 1830 y el 19 de febrero de 1868 fue detenido allí, y luego asesinado, el ex presidente Bernardo P. Berro.

    Hasta 1925, cuando se inauguró el Palacio Legislativo, fue la sede del Parlamento.
    Teatro Solís: Su construcción se inició en 1840.
    La sala se inauguró en 1856 con la ópera "Ernani", de Verdi.

    Típico teatro lírico italiano en herradura, su acústica era célebre.

    Los planos vinieron de Italia junto a los del teatro de Santiago de Chile; una leyenda dice que hubo un error y que el Solís debió erigirse en Santiago.
    El Solís fue inaugurado el 25 de agosto de 1856.
    Puerto de Montevideo:
    De los dos grandes puertos que existen sobre el Río de la Plata, el de la bahía de Montevideo es el que tiene mejores condiciones naturales.
    En torno a él nació la ciudad.
    Por él llegaron oleadas de inmigrantes.
    Hoy es el punto de salida de la mayoría de las exportaciones uruguayas.
    El edificio estilo art déco proyectado por el arquitecto Jorge Herrán para la Dirección Nacional de Aduanas (construido en 1923) y el Comando General de la Armada sobre la Rambla 25 de Agosto son los principales atractivos arquitectónicos del lugar.
    Sólo está abierto al público los domingos, por lo que al recorrerlo no se observan más que grúas y montacargas inmóviles.
    Este puerto, que nunca fue inaugurado oficialmente, alberga una terminal de pasajeros.
    Desde 1992 funciona en régimen de puerto libre.
    Construcción del puerto: La construcción del actual puerto de Montevideo fue autorizada por ley en 1883.
    En 1899 se llamó a licitación y el 18 de julio de 1901 comenzaron las obras.
    No tuvo inauguración oficial: El 24 de agosto de 1909, un día antes de la fecha prevista para la inauguración del puerto, el vapor de la carrera "Colombia" chocó con el carguero alemán "Schlesien" en un accidente que arrojó 85 víctimas.
    La terminal portuaria nunca tuvo inauguración oficial.
    Puerto libre: En 1992 la ley de Puertos (número 16.246) determinó que "la circulación de mercaderías en el Puerto de Montevideo será libre".
    Esto significa que no se requieren autorizaciones ni trámites formales para que circule la mercadería y el destino de los productos que ingresan puede ser modificado.

    Mercado del Puerto:
    El 10 de octubre de 1868 el entonces presidente de la República, general Lorenzo Batlle, asistió a la inauguración del Mercado del Puerto.
    Hasta la década de 1960 albergaba comercios minoristas (almacenes, fruterías, pollerías, pescaderías).
    Actualmente, en 3.500 m2, está la que probablemente sea la mayor concentración de parrilladas y restaurantes del país.
    Allí almuerzan cada día ejecutivos y empleados que trabajan en la Ciudad Vieja, centro financiero de Montevideo.
    Los fines de semana recibe una importante afluencia de turistas.
    Al visitarlo, después de mirar las obras del pintor del Puerto y codearse con los personajes del entorno, es obligatorio tomar un "medio y medio" en Roldós.
    El Mercado cuenta con 26 locales y abre de 8 a 19 hs.
    Inauguración: El Mercado del Puerto abrió sus puertas el 11 de octubre de 1868.
    Los materiales con que fue construido estaban originalmente destinados a la edificación de una estación de ferrocarril en alguna ciudad del Pacífico.
    Pero el barco que los transportaba naufragó en costas uruguayas y los materiales fueron adquiridos y utilizados en el país.
    Personajes: Un número creciente de artesanos y vendedores de antigüedades optó por instalarse en la pequeña explanada ubicada delante del mercado.
    Algunos exponen allí sus creaciones en silencio.
    Otros, como el ventrílocuo cantor, el "tano" del bandoneón o el "zurdito" de la guitarra, se dejan oír fuerte y claro.
    Pintor del Puerto: Hace más de veinte años que Milton da Luz expone y vende sus obras en las puertas del Mercado.
    Se le conoce como "el pintor del Puerto".
    Roldós: El local fundado por Juan Roldós funciona desde 1886.
    Al comienzo era un almacén de ramos generales.
    Su hijo, del mismo nombre, lo transformó en bar hacia 1930.
    Surgió entonces el "medio y medio" (una medida de vino blanco seco y una medida de moscato espumante, fríos), la bebida de la casa.
  • La fortaleza del Cerro:
    Desde la fortaleza del Cerro de Montevideo, que lleva el nombre de José Artigas, puede observarse todo el departamento.
    En la falda del cerro surgió, por decreto de 1834, Villa Cosmópolis, creada para fomentar el asentamiento de inmigrantes.
    Ese fue el primer nombre de la actual villa del Cerro, barrio en el que muchos extranjeros se instalaban para trabajar en los saladeros de la zona.
    La fortaleza alberga un faro que funciona desde 1804.
    Muy cerca está el parador del Cerro (tiene un restaurante y los fines de semana se presentan espectáculos artísticos).
    Las laderas están ocupadas por el parque Carlos Vaz Ferreira y terrenos del club de Golf del Cerro.
    Construcción: El gobernador de Montevideo, Francisco Xavier de Elío, ordenó en 1808 la construcción de la fortaleza.
    Las obras comenzaron en 1809 y terminaron en 1811.
    Desde 1939 alberga un museo histórico militar, en el que se exhibe armamento antiguo y moderno.
    Saladeros: En 1885 eran 11 los saladeros instalados en la zona del Cerro.
    En 1904 comenzó a funcionar el primer frigorífico uruguayo: "La frigorífica uruguaya".
    En 1911 se fundó el Frigorífico Montevideo, que dos años después pasó a llamarse Frigorífico Swift.
  • "El Prado" - Barrio y parque:
    El Prado, barrio y parque natural, se incorporó a la fisonomía montevideana en 1873.
    Construido sobre los terrenos de la quinta de José Buschental, es una de las áreas verdes más extendidas de Montevideo.
    Las casonas de la calle 19 de Abril reflejan el lujo con que vivía la alta sociedad de principios del siglo XX.
    Sobre esta calle está el estadio del Club Atlético River Plate y el Jardín Botánico.
    Frente al predio de la Asociación Rural del Uruguay está el Rosedal del Prado, un paseo entre plantas y flores.
    La casona de Joaquín Suárez, sobre la avenida del mismo nombre, es la residencia oficial del presidente de la República.
    A la derecha se erige el palacio Urioste.
    Sobre la avenida Millán, el museo Juan Manuel Blanes expone obras del pintor que le da nombre y de Pedro Figari.
    En el Prado están ubicados además los estadios del Montevideo Wanderers Football Club (detrás de la cancha de River Plate) y del Club Atlético
    Bella Vista.
    Asociación Rural del Uruguay (ARU): La ARU se fundó en 1871 con el objetivo de obtener mejoras legales a la situación de los campos.
    En su predio del Prado se realizan exposiciones agropecuarias anuales y la "semana criolla" durante la Semana Santa o de turismo.
  • Feria Tristán Narvaja: La mayoría de los montevideanos la conocen como "feria de Tristán Narvaja", pero algunos prefieren llamarla "feria de Yaro".
    Cada domingo desde muy temprano, Tristán Narvaja y varias calles adyacentes quedan cubiertas de puestos en los que se puede encontrar casi cualquier cosa.
    Como en cualquier feria, puede comprarse frutas, verduras y todo tipo de comestibles.
    Pero también es posible hallar antigüedades (en puestos callejeros o en casas especializadas a los lados de la feria), libros agotados, mascotas, plantas ornamentales y una gran variedad de objetos.
    Los coleccionistas recorren Tristán Narvaja en busca de la moneda que les falta, el sello que sólo allí pueden conseguir o la pieza tan buscada.
    Feria de Tristán Narvaja, o "de Yaro": Algunos montevideanos prefieren llamarla feria de Yaro, antiguo nombre de la continuación de Tristán Narvaja desde 18 de Julio hacia la rambla.
    Hoy esta calle se denomina Emilio Frugoni (fundador del Partido Socialista uruguayo) y entre la Facultad de Derecho y la Biblioteca Nacional es un pasaje peatonal con una pequeña plazoleta.
    Mercaderías especiales: A lo largo de la calle Tristán Narvaja están instalados numerosos anticuarios.
    Aquí puede encontrarse desde viejos escritorios de roble hasta uniformes de la Segunda Guerra Mundial, pasando por anclas de barcos hundidos y colecciones de postales.
    Los vendedores instalados en calles y veredas ofrecen por lo general piezas pequeñas.
  • Plazas de la Avda. 18 de Julio:
    El monumento ecuestre a José Artigas en la plaza Independencia domina la Avenida 18 de Julio.
    Debajo está el panteón del jefe de los orientales.
    La creación de esta plaza fue ordenada en 1835, pero no fue hasta 1843 que adquirió su nombre actual.
    A cuatro cuadras está la plaza del Entrevero, en la cual se encuentran el monumento del mismo nombre (del escultor José Belloni), un centro de información turística y un restaurante de comidas rápidas.
    Bajo tierra hay un centro de exposiciones (el "subte" municipal).
    La plaza Cagancha fue bautizada con ese nombre en 1840.
    Frente al cuartel de bomberos, la plaza de los Treinta y Tres homenajea a los integrantes de la Cruzada Libertadora de 1825.

    Plaza Independencia: Los planos de la plaza fueron trazados en 1837 por el arquitecto italiano Carlos Zucchi, quien estableció que debía estar contornada por una galería peatonal (o "pasiva").

    En su centro se encuentra el monumento al Prócer Uruguayo José Gervasio Artigas.
    Plaza del Entrevero: En la cual se encuentran el monumento del mismo nombre (del escultor José Belloni), un centro de información turística y un restaurante de comidas rápidas.
    En los últimos años, esta plaza, también denominada Juan Fabini en homenaje a este arquitecto uruguayo (hijo del músico Eduardo Fabini), sufrió una remodelación de sus jardines y fuentes.

    En el mes de diciembre los árboles que la rodean se iluminan con luces de colores.
    El resto del año es frecuente encontrar por las noches artistas callejeros (pintores, músicos y malabaristas).
    Plaza Cagancha: En homenaje a la victoria de Fructuoso Rivera.

    El 29 de diciembre de 1839 Fructuoso Rivera, entonces presidente de la República, venció a un ejército comandado por el argentino Pascual Echagüe, quien servía a Juan Manuel de Rosas.

    El combate, muy sangriento, se desarrolló sobre el arroyo Cagancha, afluente del San José, en el departamento del mismo nombre.
    Plaza de los Trenta y Tres Orientales: En homenaje a los orientales disconformes con la incorporación de la Banda Oriental al Brasil, quienes organizaron una expedición desde Buenos Aires.
    Al mando de Lavalleja, el 19 de abril de 1825, desembarcaron en la playa de la Agraciada (Soriano) donde juraron liberar la patria.
    Según la tradición, eran 33.
    La sublevación derivó en la Convención Preliminar de Paz de 1828, que reconoció la independencia uruguaya.

  • Parque Rodó:
    El Parque Rodó, un paseo que se extiende entre el bulevar Artigas y la playa Ramírez, dista de ser el lugar tranquilo que seguramente imaginaron sus creadores.
    Por las noches los juegos mecánicos llenan el entorno de sonido y color.
    El parque es un homenaje a José Enrique Rodó y un muestrario de costumbres montevideanas.
    Deslizarse por el pasto sobre un cartón desde lo alto de las canteras, pasear por el lago en las lanchas a pedal o sentarse en la rambla a tomar mate mientras cae el sol son ritos incorporados a la vida de la capital.
    En la temporada estival, el Teatro de Verano, denominado Ramón Collazo, es la nave insignia del carnaval uruguayo.
    En la zona del Parque Rodó están la sede del club Defensor Sporting, el museo de Artes Visuales y la Facultad de Ingeniería, obra de Julio Vilamajó.
  • Teatro de Verano: Ubicado en la zona del Parque Rodó y frente a la Playa Ramírez.
    Cada noche de febrero, el teatro recibe a miles de espectadores que asisten al concurso oficial de agrupaciones de carnaval.
    Es el único escenario montevideano en el que los conjuntos están obligados a presentar su actuación completa.
    Ramón Collazo (1901-81): Músico, compositor y escritor montevideano, apodado "el loro".
    A comienzos de la década de 1920 participó en la fundación de un grupo actoral que pasaría a la historia como la "Troupe Ateniense".
    Compuso varios tangos y actuó en carnaval con los "Parodistas de Chocolate" en 1939 y luego con "Momento Musical" en 1942.
  • Desfile de Llamadas:
    En febrero el repiquetear de las lonjas sacude a los barrios Sur y Palermo más que el resto del año.
    El "desfile de Llamadas" empieza en la noche, pero desde el atardecer las comparsas lubolas templan al fuego sus tambores en el cruce de Isla de Flores y Zelmar Michelini.
    Sur y Palermo fueron la cuna del candombe, el "baile de los morenos" inmortalizado en las telas de Pedro Figari.
    Aquí empezó la vida candombera del pintor Carlos Páez Vilaró, que cada año desfila con su comparsa "Morenada".
    Aquí desfilaron por primera vez Rosa Luna y Martha Gularte.
    "El Candombe" y el "Medio Mundo", los "viejos conventillos" con "piezas de cuatro por cuatro" a las que cantó José Carbajal ya no existen.
    Pero el candombe sigue llenando con su ritmo de "borocotó chas chas" el sur montevideano.

    PERSONAJES:

    Carlos Páez Vilaró: Nacido en Montevideo en 1922, este artista plástico uruguayo realizó su primera muestra internacional en Punta del Este en 1958.
    Viajero y aventurero, Páez Vilaró fue el arquitecto y creador de Casa Pueblo, una escultura construida en Punta Ballena con "la libertad del hornero" y en homenaje al sol.
    Rosa Luna: Nació en el conventillo Medio Mundo en 1937.
    Conocida como la "Eva de ébano" o la "Vedette del asfalto", desfiló con las comparsas lubolas "Morenada", "Serenata Africana", "Marabunta" y "Palán Palán". Fue una de las reinas del carnaval Montevideano.
    Falleció en junio de 1993 en Toronto (Canadá). Había viajado hasta allí para brindar una serie de espectáculos.
    Martha Gularte: Nació en Tacuarambó y vive en Montevideo.
    Nieta de esclavos y regalada por un tío a los dos años, trabajó como lavandera y criada.
    En la década del cincuenta debutó en Carnaval.
    Desde entonces es una de las reinas del tambor.
    A los ochenta y tantos seguía desfilando cada año por la calle Isla de Flores.

Fuente: La información sobre historia, arte, cultura y atractivos turísticos fueron estractadas de material bibliográfico de TODO URUGUAY (Publicación en CD de EL OBSERVADOR), obra declarada de Interés Cultural por el Ministerio de Educación y Cultura.
Algunos datos sobre historia, arte, cultura, turismo y fotografías, fueron tomadas del Sitio Web de la Intendencia Municipal de Montevideo y Ministerio de Turismo..

Director y Redactor Responsable: Javier Meneses Silva
Diseño Gráfico y de Web: Javier Meneses Silva
e-mail: tacuy1@hotmail.com
Celular: 099991103
CURRICULUM
URUGUAY
Año 2011